… al borde de un ataque de nervios

¡Hola! Iba a titular la entrada como la famosa película, pero cuando lo vi escrito me resonó machista. Pero la entrada de hoy no va de machismo, sino de los “nervios” 😉

El otro día me vi en una situación que en otro tiempo me hubiera causado mucho estrés, muchos nervios. Las madres tenemos mil cosas en la cabeza, gestionamos mucho tiempo planificando el día corriente y el día siguiente (el pediatra, la merienda, el uniforme, la cena, la reparación de la lavadora…) y cuando un imprevisto se presenta en esos días en los que cada minuto está dedicado a algo, el caos está servido en forma de “nervios”.

tiempo

Para mi sorpresa, en esa situación digna de poner nervioso a cualquiera, estuve tranquila y mi mente hizo un clic para decirme “hace unos meses en esta misma situación estarías desquiciada de los nervios”. ¿Qué ha pasado? Que paso… que paso de todo… Dicho de otro modo, me hago mayor 😦 y esto tiene sus cosas buenas. Una de ellas es darle importancia a lo que realmente lo tiene: la vida, la muerte, la enfermedad…

Soy nerviosa por naturaleza, pero no en apariencia. Es algo más profundo e interno. Durante varias etapas de mi vida padecí de ansiedad, pero hace más o menos un año, por circunstancias de tipo personal y profesional, aunque no estaba pasando por el momento de más ansiedad, pero sí por el momento de más sufrimiento en mi vida, decidí vivir intensamente en el presente, como este mismo instante en el que escribo…

Hay muchísimos tipos de nervios, de situaciones que las producen o de ansiedad, pero yo las agrupo de dos grandes formas:

  • De anticipación, ya sea positiva o negativa (“qué bien voy a ver a mi hermana después de tanto tiempo” o “estoy preocupada por cómo me va a salir el examen”).
  • De agobio, por acumulación de tareas.

Yo era especialista en estas dos manifestaciones de nervios:

  • El agobio surge en mí por mi gran autoexigencia en todo lo que tiene que ver conmigo: mi trabajo, mi casa, mis hijas, mi aspecto… (aquí podríamos hablar de que esa autoexigencia nos viene como efecto secundario de esta sociedad y este es otro gran tema del que hablar…).
  • La anticipación, sobre todo negativa, ha estado muy presente en mi vida sobre todo en lo referente a lo profesional y en lo económico: perder el empleo, no llegar a fin de mes, etc.

Tanto para el agobio como para la anticipación negativa me han sido de gran ayuda las siguientes herramientas:

  • Reconocer y ser consciente de mi propia autoexigencia y separarla de la exigencia derivada del modelo actual de mujer que no es real en absoluto: no se puede abarcar todo, ni ser una mujer perfecta de anuncio, ni falta que hace 😉 Una vez te separas de la exigencia impuesta de fuera, tu propia autoexigencia parece que se disuelve como un azucarillo. Se trata de hacer lo que se puede y desea en cada momento, con el único fin de satisfacernos a nosotras mismas o a quien elijamos, pero a nadie más.
  • Ponerle nota de 0 a 10 a los problemas o preocupaciones que tenemos en cada momento. Si a perder el empleo le ponemos un 8, ¿qué nota le pondríamos a perder a un ser querido o a una gran dependencia? Se trata de relativizar los problemas, con ello no sólo conseguimos evitar los nervios sino también tener la mente clara para buscar soluciones.
  • Confiar en Dios, ponerse en manos de la vida, ser optimista… esto cada uno que lo encaje dentro de sus creencias. Puedo asegurar que a veces la vida se ordena sola, únicamente hay que separarse un poco de las situaciones problemáticas y pasar a ser espectador en lugar de actor. Es increíble cómo cuando dejamos de hacer, aparece la solución. El año pasado fue un año muy difícil en lo personal -por problemas de salud- y en lo profesional. Me pasó de todo, hasta pasé por una fecundación in vitro que salió mal y pasé un duelo. Sufrí mucho y cuando vi que mi marido y mi hija sufrían también, me rendí, puse punto y final a aquel estado de ánimo y decidí vivir cada minuto en el presente. Dos meses después del fracaso de la fecundación in vitro me quedé embarazada de mi pequeña… A veces es necesario pasar por algunas situaciones para llegar a otras. Esto solo se ve al final, cuando las piezas encajan, pero contamos con este recurso siempre… Así que cuando estemos sumidos en la preocupación, es buena opción pensar que lo que estamos pasando seguramente será para reconocer algo magnífico cuando ello se presente ante nuestros ojos.
  • Respirar conscientemente antes de estallar. Tan fácil y tan eficaz y cómo se nos olvida a veces ¡!

La vida no es de color de rosa. Es un camino que se hace cada día y cada día hay piedritas, piedras o pedruscos. Sólo hay que tener el calzado adecuado y saber lo que podemos pisar y lo que es mejor saltar. No se trata de no darle importancia a nada de lo que nos pasa, eso sería irresponsable. Se trata de dar la importancia que se merece pero intentando actuar siempre desde el bienestar emocional.

Gracias por leer hasta aquí. Estaré encantada de leer tus comentarios y recursos para superar los “nervios” 😉 Gracias.

4 thoughts on “… al borde de un ataque de nervios

  1. Me alegra que tu vida marche mejor y que tengas ese cambio de actitud. Siento mucho lo de tu perdida, no lo sabía, muy duro. Por suerte tienes ahora dos soles que dan luz a tus días. Un fuerte abrazo!

    Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo “Se trata de dar la importancia que se merece pero intentando actuar siempre desde el bienestar emocional”. Eso siempre lo olvidamos, hay días en que nos dejamos consumir por toda la energía pesada, pero yo pienso que siempre debemos recordar agarrarnos de Dios, y pensar que aunque sea duro lo que pasemos siempre hay alguien que la pasa más duro y esa persona tiene la fortaleza de seguir. Aunque, claro no es fácil cada uno tenemos nuestro propio proceso interno. ❤

    Me gusta

    1. Cada momento y cada circunstancia es diferente y somos víctimas de ello, pero así y todo, confiar en que las cosas son como son y actuar desde el sosiego o a veces alejarse y no hacer nada, puede ayudar mucho más a nosotros y nuestro entorno que desesperarse 😘

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s