Tomate seco en conserva

¡Hola! Hoy vengo con una receta muy sencilla: tomates secos en conserva.

tomate seco en conserva

Los tomates en conserva tienen un sabor potente que pueden servir para dar más sabor a una salsa de tomate casera, a una fritura, para comerlos con pan, sobre una pizza, ensalada… Se pueden usar de muchas maneras por lo que tener un bote de tomates en conserva en nuestra despensa es un placer muy fácil de hacer.

Ingredientes

  • 1 bolsa de tomates secos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Granos de pimienta negra
  • Semillas de comino y clavo de olor
  • Ajos crudos

Preparación

  • Hervimos los tomates durante 10 minutos.
  • Los escurrimos bien.
  • Los ponemos en un bote hermético de cristal para conserva cubiertos de aceite de oliva virgen extra con unos dientes de ajo pelados, unos granos de pimienta negra, semillas de comino y clavos de olor al gusto.
  • Cerramos el bote y listo.

Extra

  • Para hidratar los tomates secos es mejor hervirlos que dejarlos en remojo. Al hervirlos la piel queda más blandita y, en ocasiones, con el simple remojo no conseguimos suavizar la piel de un tomate seco.
  • Además, al hervirlos, nos aseguramos de que hemos eliminado rastros de productos fitosanitarios (plaguicidas, pesticidas, etc.) que pudieran haber quedado en la piel de los tomates antes de ser desecados.
  • No es necesario guardarlos en la nevera. El aceite es un estupendo conservante. Lo único que debemos tener en cuenta es que siempre estén cubiertos de aceite para que no se pongan feos.

Los tomates además tienen muchas propiedades que se mantienen en este proceso de conservación y además son enriquecidas con las propiedades del aceite de oliva virgen extra, el efecto antibacteriano de los ajos crudos, la estimulación de los jugos gástricos de los granos de pimienta y el efecto carminativo de los granos de comino.

Dos tomates crudos nos aportan el 100% de las necesidades diarias recomendadas de vitamina C, 33% de vitamina A, 31% de ácido fólico, 19% de potasio, 14% de magnesio, 10% de hierro, 8% de fósforo, 4% de calcio y su color rojo lo debe al licopeno, un potente betacaroteno que tiene efecto protector ante el cáncer, enfermedades cardíacas y degenerativas. El licopeno no se pierde totalmente con la cocción.

Te animo a que hagas tus propios tomates secos en conserva ¡no te arrepentirás!

Gracias por leer hasta aquí, estoy esperando tus comentarios 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s