¿Es fácil educar sin estereotipos de género?

¡Hola! Me hago mucho esta pregunta… Me pregunto con frecuencia si estoy educando a mis hijas con estereotipos de género o no. Pero la respuesta no es nada fácil 😦

Tengo dos hijas, una de trece años y otra de dos años. No tener hijos varones me hace preguntarme con frecuencia si estoy educando en estereotipos de género. Es inevitable que me lo pregunte porque es un tema que me interesa y  es de mucha actualidad.

Yo fui educada en los años 70-80 del siglo pasado con muchos estereotipos de género, siendo más responsable de esto mi madre que mi padre 😦 Siempre me animaron a ir a la universidad para tener una profesión y ser independiente. La relación de mis padres era respetuosa el uno con el otro. Y no me parecía que mi padre fuera machista. Pero tuve que hacerle la cama a mi hermano mientras vivimos juntos. Sí, sí… De hecho, mi madre a mi hermano no le enseñó a hacer absolutamente nada del hogar porque “eso no lo hacen los hombres”… y yo no entendía por qué yo tenía que hacer las cosas por los dos: las camas, el baño, la ropa, la loza… Por más que me quejé, rebelé e intenté revertir esa situación, no lo conseguí y al final me rendí, pues lo otro significaba conflicto con mi madre. Estuvimos juntos compartiendo piso en Madrid un par de cursos y yo me ocupaba de todo -como si yo no tuviera que estudiar-. Hacía la compra, la comida, cambiaba sábanas… todo. O sea, que yo misma, cuando ya estábamos fuera del alcance de mi madre, perpetué esa situación. Y si me preguntan por qué lo hice te diré que lo hice porque “me daba pena mi hermano”. Yo soy la hermana mayor y me sentía responsable de él…

Los años pasan y estamos en el aquí y ahora donde yo defiendo firmemente el feminismo por su definición más pura, la que encontramos en el diccionario de la RAE: “Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. Ni más ni menos: igualdad de derechos, oportunidades y deberes. Y todos sabemos que a pesar de los avances, todavía existe mucha desigualdad en el ámbito profesional y en los hogares por el reparto de tareas.

Me entran las dudas cada vez que enseño un escalón más a mis hijas en su autonomía, y eso pasa inevitablemente por la autonomía en el hogar: mi hija mayor tiene algunas tareas asignadas con respecto a “sus cosas” (dormitorio, baño, mochila del colegio, estudios…) pero también de tareas generales como recoger su loza después del desayuno, limpiar el garaje o cualquier cosa que le pida. Mi hija pequeña cada día aprende una cosa nueva: se viste sola, come sola, tira el pañal en la basura, sirve la comida del perro… Deseo que mis hijas el día de mañana sean totalmente autónomas y dependan únicamente de sí mismas; y esto donde comienza a fomentarse es en el hogar y las tareas intrínsecas de su mantenimiento. Es por ello que a veces dudo, porque estoy segura de que haría exactamente lo mismo con un hijo varón pero… ¿sería igual de exigente en que alcanzara su autonomía? ¿o sería más blanda?  No tengo la respuesta… diría que sí pero un resquicio de duda asoma por ahí y eso se debe a cómo fui yo educada.

Hago tanto hincapié en que mis hijas sean autónomas en el hogar para que tengan una buena autoestima, un buen autoconcepto de sí mismas y que en su diálogo interno ronde la idea “yo puedo”. Les digo a ambas que no hay límites para ellas. A mi hija mayor se lo digo cuando conversamos sobre qué carrera universitaria le gustaría estudiar. A la pequeña se lo digo cuando salta desde muy alto y le doy vueltas por el aire. “No hay límites”.

Para mí, educar sin estereotipos de género, aparte de lo obvio (mismos derechos y mismos deberes para niños y niñas) es básicamente respetar a mis hijas en esta tarea tan difícil de la educación en general y sin estereotipos en particular. Quizás cuando son pequeños no se ve tan clara esta relación de respeto y ausencia de estereotipos de género pero creo que en la vida adulta sí. Me explico: recientemente hice un curso de crecimiento personal que buscaba que miráramos en nuestro interior para saber si la brecha entre lo que éramos y lo que deseábamos ser, era muy grande. El profesor lo explicaba poniendo como ejemplo a Marilyn Monroe: una mujer atractiva y que a nuestros ojos había conseguido todo en el cine. Pero ella se sentía desgraciada porque no había conseguido lo que deseaba: ser ama de casa y madre de familia… Y terminó mal lamentablemente, por la gran distancia que existía entre lo que era y lo que deseaba ser 😦

Por eso hago tanto hincapié en el respeto como parte de la educación sin estereotipos de género, porque yo deseo que sean profesionales y estoy segura de que las dos lo serán en su momento, pero si el paradigma del feminismo es el que decíamos arriba “igualdad de derechos de la mujer y el hombre”, ello implica que en su búsqueda de la igualdad de oportunidades, derechos y deberes, alguna de mis hijas puede decidir ser únicamente ama de casa y madre de familia, por voluntad propia, como elección personal libre y consensuada con otra parte por unas u otras razones. En ese momento es cuando la educación sin estereotipos de género se convierte en una prueba, donde lo primero debe ser el respeto por la elección de su oportunidad frente a otras oportunidades que como madre me gustarían más.

En resumen, para mí, tanto para niñas como para niños, la igualdad de género es una necesidad de esta sociedad que debe estar fundamentada sobre pilares básicos como son: igualdad de oportunidades, derechos y deberes; libertad de elección dentro de un gran abanico de opciones; autonomía personal y profesional y respeto a todos los niveles.

Muchas gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado la entrada, dale a me gusta o mejor aún, compártela. Estaría genial que te suscribieras, así recibirás cómodamente mis publicaciones en tu buzón.

Y ahora cuéntame tu visión sobre la educación sin estereotipos de género ¡me interesa tu punto de vista! ¿crees que es igual de fácil -o difícil según se mire- si tienes solo hijas?

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .