Echo de menos mi vida anterior

¡Hola! De vuelta por aquí 🙂 Si me sigues desde hace tiempo sabrás que soy muy de “normalizar” las cosas. Me gusta expresar lo que siento sin vergüenza y sin limitaciones. Pienso que quizás otras personas puedan sentir lo mismo y sentirse acompañadas.

No me arrepiento de las decisiones tomadas para estar donde estoy justo ahora, pero hay días en que me siento algo melancólica y echo de menos mi vida anterior: “cualquier tiempo pasado fue mejor”, decía el poeta. Es cierto… y además no es nada malo en ocasiones mirar atrás y echar de menos ciertos aspectos de la vida que tenías antes en un pasado cercano (o no tan cercano).

paz

En ocasiones, echo de menos algunos aspectos mi vida anterior. No me refiero a otra vida, me refiero a mi vida, a mi propia realidad de hace unos años. Y esto, ¿para qué sirve? pues nada más y nada menos que para valorar el tiempo presente. Cuando miras atrás con nostalgia para a continuación posicionarte de nuevo en el presente y pensar en el futuro, te das cuenta de que lo que más pesa es lo que no hiciste… por encima de lo que hiciste…

Cuando me siento así, mirando hacia atrás y echando de menos aspectos de mi vida anterior, me doy cuenta de las cosas que debo mejorar en mi presente: mi foco cambia hacia el aquí y ahora, con la certeza de que dentro de unos años, si miro atrás, se habrá desvanecido esa sensación de echar de menos algo, porque hoy aprendí a ser consciente y tomé las medidas para sentirme plena esté donde esté y recuerde la etapa que recuerde.

Últimamente miro atrás (y debido a que hay cosas de la vida para las que nadie te preparara y que nadie te cuenta con sinceridad) y me doy cuenta de que echo de menos determinadas cosas que, si las reparo ahora, mi presente y mi futuro serán plenos; y cuando se conviertan en pasado, no habrá nostalgia…

Por dónde empiezo…

Lo primero que echo de menos es la seguridad y la certeza del cobro de una nómina a fin de mes. Ahora soy autónoma, trabajo por cuenta propia después de más de 20 años de trabajo por cuenta ajena, siendo los últimos dieciséis años en la gran empresa y con puestos de responsabilidad. Fue una decisión que tomé de manera meditada y convencida por unas circunstancias determinadas. Estoy en los comienzos, que siempre son difíciles, así que no  tengo demasiada certeza sobre el volumen de ingresos que voy a tener más allá del corto plazo. Disfruto de mi nueva actividad, cada día se abren nuevos horizontes pero no todos se materializan, con lo cual, la incertidumbre económica es algo con lo que estoy aprendiendo a convivir. Y tengo que añadir además que es un triunfo para una persona tan pragmática como yo: convivir con algo que no tengo bajo control. Lo que me mantiene “en el ajo” es que creo firmemente en mi proyecto, en mis capacidades y por suerte cuento con una red de apoyo que me sube los ánimos si estoy a punto de decaer.

Otra cosa que echo de menos es algo de tiempo libre. Antes de nacer la pequeña, mi hija mayor, sus horarios y deberes escolares me permitían disponer de algo de tiempo para mí y para autocuidarme. Era la época en que mi hija mayor algunos días iba a clase de ballet después del colegio y, otros días veníamos a casa, pero en ambos casos ya no me necesitaba en exclusiva para hacer sus tareas escolares. Yo estaba aquí para resolverle cualquier duda que se le presentase o incluso sentarme con ella si lo necesitaba, pero a lo largo de la semana siempre tenía huecos libres para leer, escribir, descansar, hacer ejercicio, salir a caminar… En la actualidad no dispongo de ese tiempo. Además estoy tan volcada en sacar adelante mis proyectos profesionales que las pocas horas que la pequeña está en la guardería las dedico en exclusiva a mi proyecto profesional (¿he dicho ya que me apasiona lo que hago?). Luego por las tardes ya no hay posibilidades: la mayor tiene que estudiar (está en Secundaria) y la pequeña debe estar entretenida conmigo para que se cree el ambiente de estudio en el hogar que la mayor necesita. Mi marido llega tarde la mayor parte de los días, de hecho, creo firmemente que la racionalización de horarios en España es una asignatura pendiente y pronto escribiré sobre ello en mi página profesional.

Por último, echo de menos cierto orden en mi vida. Este aspecto agrupa varias áreas en las que últimamente no me siento cómoda. Cuando la pequeña no había nacido alguien me dijo que con el segundo hijo, el trabajo no se duplica como debería ser natural, sino que se multiplica exponencialmente. Viniendo de quien venía lo creí a pies juntillas sin tener cómo demostrarlo 🙂 Hoy puedo afirmarlo bajo luz y taquígrafos. Soy una persona organizada, llevo agenda, planifico mis actuaciones profesionales de manera que siempre salgan a tiempo… y en el hogar, planifico los menús, las compras, la limpieza, los horarios de las niñas… pero aún así siento que necesito más orden. Pero la buena noticia es que (quien no se consuela es porque no quiere) ese orden llegará el próximo año, cuando la pequeña entre en el mismo colegio en que está su hermana. Pero como no me siento cómoda en este “desorden” actual, estoy buscando soluciones aunque todavía no me he decidido por ninguna 😉

Por último, esta tarea que he hecho aquí contigo de revisar el pasado para mejorar mi presente y mi futuro, no es del todo descabellado: de hecho, con el paso del tiempo llamamos “experiencia” a lo que hoy vemos como “error” o “fracaso”, así que es inevitable que en este punto te pregunte: ¿crees que mirar atrás para impulsar el presente y el futuro es una pérdida de tiempo? ¿O al contrario lo ves útil como lo veo yo?

Muchas gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado la entrada, dale a me gusta o mejor aún, compártela. Estaría genial que te suscribieras, así recibirás cómodamente mis publicaciones en tu buzón.

La entrada “Echo de menos mi vida anterior” se publica por primera vez en http://www.diariodeunamadreeconomista.com el día 26 de octubre de 2019.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .