Bizchochitos de chocolate y avellanas

¡Hola! Hoy vengo con otra receta para desayunos y meriendas para mi pequeña. Le gusta el chocolate así que he reinventado una receta con cacao y avellanas cuyo sabor recuerda al de la famosa crema de untar pero sin azúcar, sin aceite de palma ni otras porquerías.

La palabra bizcocho deriva del italiano, de sus famosos biscotti, es decir, “cocido dos veces”. Tradicionalmente se hace un bizcocho en el horno, luego se corta en rebanadas finas y una vez dispuestas en una rejilla de horno, vuelven a hornearse rápidamente a alta temperatura, como si fuera pan, quedando crujientes por fuera y blandas por dentro. Los bizcochos italianos más conocidos son los cantuccinni o biscotti di Prato.

bizcochos de chocolate y avena

Estos bizcochos se hacen de una sola vez (al contrario que los biscotti tradicionales). Esta receta es una adaptación de otra que ya tenía y que es ideal para los bebés que se inician en BLW y tienen el huevo totalmente introducido en su dieta. Esta receta, sin embargo, la veo más apropiada para cuando los bebés son un poco más grandes y ya comen de todo sin problemas, fundamentalmente por el cacao, ya que se trata de un alimento estimulante aunque con propiedades beneficiosas como ser un estupendo antioxidante que favorece la producción de serotonina gracias a sus altos contenidos en teobromina.

Para conocer más sobre las propiedades de las avellanas, los dátiles y  cómo hacer la pasta de dátiles, accede aquí a la receta original.

Como todas las recetas de mis galletas aptas para bebés, sin azúcar, se hacen muy rápido y muy fácil. Además esta receta es sin gluten y sin lácteos, apta para casi todos menos los alérgicos al huevo, que sin duda lo podrían sustituir por algún sustituto tradicional del mismo (pasta de harina de garbanzos, plátano, el agua gelatinosa del remojo de unas semillas de lino…). Y están deliciosas, de verdad, cuesta creer que sean tan sanas 🙂

La foto no les hace justicia. No es mi mejor bodegón, pero hay una razón. Cuando los hice bonitos, todos iguales, con el servidor de helado, se los comieron por aquí antes de que pudiera hacer la foto. Así que al día siguiente con muchísima prisa y dos cucharas, volví a hacer la receta pero sin cuidar la forma de los bizcochos ¡lo siento! 😦

Ingredientes

  • 14o g de copos finos de avena integral sin gluten
  • 25 g de cacao en polvo desgrasado sin azúcares añadidos
  • 100 g de avellanas molidas (en polvo)
  • 60 ml de aceite de oliva suave
  • 4 cucharadas de leche de avena
  • 1 huevo
  • 6 cucharadas de pasta de dátiles

Preparación

  • Precalentamos el horno a 180º y preparamos la bandeja de hornear con papel vegetal.
  • Mezclamos bien los copos de avena, el cacao y el polvo de avellanas.
  • En una jarrita mezclamos bien el aceite, el huevo y la pasta de dátiles.
  • Incorporamos a la mezcla de copos, cacao y avellanas. Si la mezcla queda muy seca, echamos las cucharadas necesarias de leche de avena. A mí me hicieron falta 4 cucharadas.
  • Para que todas los bizcochos queden de igual tamaño, los formamos con un dispensador de helado. Los aplanamos ligeramente con una cuchara.
  • Horneamos unos 20 minutos calor arriba abajo. Dejamos enfriar en una rejilla y conservamos en un recipiente hermético. No se estropean fuera de la nevera.

Extra

  • Con estas cantidades salen 12 bizcochitos de tamaño mediano. Utilicé el servidor de helado mediano muy parecido a este.  Son tan contundentes, sobre todo por el sabor a cacao puro, que a mi pequeña le doy solo la mitad por tacada.
  • Como cualquier bizcocho crujiente es necesario extremar las precauciones en bebés muy pequeños o que no estén acostumbrados a comer ni a masticar con soltura desde temprana edad.
  • No cambiaría las avellanas por otro fruto seco ya que avellanas y cacao son una combinación que nos transporta a nuestra infancia, a los bocadillos con crema de untar de mismo sabor pero mucho también poco sana.

Gracias por leer hasta aquí 🙂 Espero que las hagas y que te gusten mucho, tanto como a nosotros.

 

Mis mejores galletas y dulces para bebé (sin azúcar)

¡Hola! Cuando mi bebé tenía 6 meses fuimos muy poco a poco introduciendo alimentos de uno en uno y casi siempre sin triturar, siguiendo el método BLW. Una cosa que tenía clara desde el principio y que sólo me he saltado cuando una abuela le ofrece una galleta María, es que no quería que mi bebé probara el azúcar, pero tampoco quería privarla del sabor dulce que está de manera natural en las frutas frescas y desecadas. Comencé entonces a probar recetas que iba encontrando por ahí pero adaptándolas a mis gustos libremente y casi sin darme cuenta ya tenemos un buen repertorio de galletas para desayuno y merienda. Seguir leyendo “Mis mejores galletas y dulces para bebé (sin azúcar)”

Muffins con pasas, piñones y miel

¡Hola! Por fin vengo con una receta, apta para bebés, sin azúcar y tan rica… 🙂 Estoy apuradilla, muchas cosas que hacer y poco tiempo, pero me voy apañando lentamente 🙂

Seguir leyendo “Muffins con pasas, piñones y miel”

Galletas de avena, plátano y coco

¡Hola! Vengo con otra receta de galletas para bebés y niños, sin azúcar, sanas y que son muy útiles para acompañar la fruta de media mañana, de la merienda, como postre al final del almuerzo… Estas galletas en concreto son deliciosas por la mezcla del plátano con el coco y están enriquecidas con las semillas de sésamo.

Digo que son para bebés y niños porque las preparo sin azúcar para mi pequeña pero realmente las comemos todos en casa y poco a poco hemos desterrado el poco azúcar que consumíamos.

Seguir leyendo “Galletas de avena, plátano y coco”

10 claves para una crianza respestuosa sin agobios

¡Hola! Me gustaría compartir cómo veo yo la crianza respestuosa o en el apego pero sin agobios, ya que tanta información puede llegar a abrumar.

Cuando tuve a mi hija mayor no disponía de información ni de apoyos para este tipo de crianza. Tampoco tenía esta inquietud, por ignorancia. Si bien siempre me ha parecido que lo sucede en los primeros años de vida es esencial, esto era una convicción propia de una persona con mucha empatía y que sufre con el sufrimiento ajeno, más que un conocimiento.

maternidad

Seguir leyendo “10 claves para una crianza respestuosa sin agobios”